Arosa al día

El martes 11 de octubre tuvo lugar una sesión con Ramón Conde titulada “Con el corazón en las manos”, más bien podríamos decir que tuvo lugar un diálogo entre el artista y los estudiantes universitarios que una semana más llenaron el salón de actos del Colegio Mayor Arosa.

La sesión comenzó con un breve recorrido por la historia del Arte como auxilio de todas las profesiones, como expresión de ideología, como generador de valor, como canal de los sentimientos, como trasfondo psicológico y simbólico, etc. Ramón Conde defendió el arte como necesidad humana para expresarse, más allá de lo racional. El arte habla más bien de las emociones.

El escultor explicó su proceso creativo ante la forma hasta que llega a causarle extrañeza y se llena de fuerza y vitalidad.

Sobre el miedo ante la obra, la crítica, Ramón Conde defendió el seguir el propio camino, aunque no sea el políticamente correcto, quizá crees tendencia con los años.

Otras pinceladas de la sesión fueron:

  • La comprensión de lo artístico está ahora muy relegada por lo racional. Bohemio. Tímido.
  • Símbolos que unen. Trasfondo. Moda. Trasfondo psicológico muy fuerte.
  • El papel del arte en la historia y ahora en el presente.
  • La necesidad de diferenciarse. Todos son enemigos menos los que hablan en mi lengua.
  • La pervivencia de las formas artísticas 8000 años.
Antes el arte:

Se utilizaba para transmitir ideas, el arte demuestra riqueza y es portador de riqueza, el valor aumenta y la apreciación, arte académico y burgués, arte -política, cómo contrarrestar la función política del arte y se lanzó el arte abstracto. Nace en USA. Se presentó como la quinta esencia creatividad, libertad, artista demiurgo. Acabó con la guerra fría. Quedan secuelas. Evoluciones un tanto artificiales. Cambios por los cambios de la sociedad.

Ahora el arte:

Desacralizado en la vida ordinaria.

Ramón Conde animó a los asistentes a entrenar esta capacidad para hacerla crecer y educar la sensibilidad.

Ver la noticia en El Correo Gallego

NOTICIA EN PDF