Tras 30, 35, 40 años sin verse… hoy hemos tenido un encuentro inolvidable entre antiguas residentes del Colegio Mayor. Arosa abrió sus puertas en 1979 y desde entonces no se había organizado un evento de Antiguas residentes.

Visita guiada al Pórtico de la Gloria

El evento comenzó a las 12:00 h. con una VISITA GUIADA DE GRUPO AL PÓRTICO DE LA GLORIA. Allí fue el primer re-encuentro de unas cuantas… risas, desconcierto, fiche… dudas… un flash en el pensamiento de “¿como te veo yo… me ves tu a mi tras… 34 años??” y por fin, ¡ el abrazo! ¡el reconocimiento! y, en seguida un:”¿te acuerdas cuando…” y de ahí hasta las 20:00 h de la tarde, ya no hubo quien cortara la conversación.

Pero no todas llevaban tantos años sin encontrarse, había promociones de 1995, 1996… 2000.. 2013… A las 14:00 h. la entrada del colegio mayor estaba colapsada con señoras, cochecitos de bebes, residentes actuales… Al llegar se les entregaba una acreditación con su nombre y los años que habían vivido en Arosa, se les hacía una foto junto al rollUp y en seguida el comedor cobró protagonismo.

Una comida con glamour…

La administración se volcó en este encuentro y se podían ver todo tipo de detalles: unas macetas adornaban cada mesa con fresas mojadas en chocolate o yogourth de fresa que eran lo que sería el postre… una de las paredes tenía un cartel con palos de donde colgaban infinitos donuts… y ¡ todo tipo de manjares! Muchos fueron solicitados por las antiguas residentes a las que preguntamos los platos que recordaban con más éxito de sus promociones. Faltó la tortilla de 3 pisos que fue muy solicitada pero no era fácil ponerla en una comida de pie, quizás más informal…

Cartel de donuts que bastaron unos minutos para que desaparecieran los pastelitos…

Tras una ensordecedora comida donde se mascaba la conversación fluida y llena de anécdotas de años atrás, subimos al cuarto de estar donde empezarían las sorpresas….

La tuna evoca infinitos recuerdos

¿Lo primero? La tuna de la Facultad de Medicina que pudieron conocer en sus años mozos… Clavelitos… Fonseca… sonaron y sonaron por la sala mientras espontáneamente se iban levantando las residentes antiguas olvidando sus años actuales y disfrutando poniéndose la capa de los tunos y bailando con ellos…

La irrupción de la tuna en el cuarto de estar consiguió la máxima ovación

Fue una hora de disfrute y canto a todo pulmón. El rasgueo de las guitarras, el acordeón… las capas de los tunos… las melodías traían en cada una tantos recuerdos inolvidables de Santiago y sus años en la universidad que difícilmente nos es posible plasmar en una foto.

Con cierta añoranza despedimos a la tuna cuando más de una ya no tenía voz y se proyectó un video de “VIVIR LA UNIVERSIDAD” contando como Arosa se proyecta en el futuro:

Después Sonoles

Pinchando esta foto puedes ver la galería completa de las fotos del evento

EVENTO AROSA ALUMNI
Galeria que resume las emociones del evento