CONSEJOS PREVIOS A UN EXAMEN …

La preparación de los exámenes comienza el primer día de clase y requiere mucha dedicación y un buen ritmo durante todo el curso. Si acaso, no has podido llevar ese ritmo y “te ha pillado el toro”, conviene que intensifiques el estudio en las últimas semanas antes del examen y seguir un buen método de trabajo. Un buen comienzo es despreocuparte por el posible resultado del examen y mejor ocuparse de hacer todo lo posible por lograrlo. ¿Cómo? Te damos algunos consejos para invertir bien el tiempo de estudio que te queda en la preparación de los exámenes.

Consejos para los últimos días previos a un examen:

Según el doctor Felipe Ortuño, especialista del Departamento de Psiquiatría y Psicología Clínica de la Clínica Universidad de Navarra, con un sencillo decálogo de consejos, se puede controlar en gran medida la temida ansiedad que provocan los exámenes y obtener un mejor resultado tras un estudio serio:

1. Utilización de técnicas de relajación y pensar en cosas positivas.

2. Tener en cuenta la alimentación, que sea sana y equilibrada.

3. Dormir entre siete y ocho horas diarias para conseguir darle al cuerpo un descanso reparador.

4. Realizar una planificación del tiempo. Elaborar un calendario con los días de examen de cada materia y las horas que se va a dedicar a cada una, teniendo en cuenta la preparación y revisión del material de estudio, esquemas, repasos, etc. Ser posibilistas y tener un margen de días u horas de más por si surgen imprevistos.

5. Realizar ejercicio físico. Si el cuerpo está bien, la mente estará bien. El ejercicio físico ayuda a la memoria y a la concentración, favorece dormir mejor.

6. Estudiar en un lugar con ambiente idóneo para ello. Una zona silenciosa y bien ventilada, silla cómoda y mesa ordenada, buena iluminación y temperatura adecuada.

7. Tener cuidado con sustancias como los depresores del sistema nervioso central, analgésicos, estimulantes, inhalantes, drogas…

8. Dejar tiempo para repasar antes del examen y refrescar lo estudiado.

9. Leer bien las instrucciones del examen y organizarse para empezar por las preguntas más fáciles, para afrontar después las más difíciles y más largas. Si no recuerda una pregunta, siga con las que sabe para no perder tiempo.

10. Llegar con tiempo al examen y no apresurarse en acabarlo.

En último caso, piensa que lo peor que puede pasar es suspender. Y si fuera así, siempre tendrás otra oportunidad de presentarte e ir más preparado. Este pensamiento relativizará tu preocupación y mejorará tu actitud ante el examen. Ahora lo importante es sacar partido al tiempo (poco o mucho) que hayas dedicado al estudio. ¡Aprovecha estos últimos días y confía en ti mismo!

Texto elaborado por Nuria Manzano Soto (COIE – UNED)