PORN: THE NEW DRUG

Carlos Chiclana, médico psiquiatra nos dio una sesión sobre la adicción a la pornografía. Comenzó preguntando a los asistentes sobré qué expectativas tenían sobre la sesión para centrarse en los temas que realmente interesasen.

Cómo comenzó a investigar en el tema:

Comenzó presentándonos a su equipo que es puntero en la investigación sobre la sexualidad. Cuando empezó a especializarse en psiquiatría recibía a pacientes que pedían la consulta por este tema y no encontraba muchos estudios sobre la pornografía, la sexología. De hecho se dio cuenta de que no existía ningún libro divulgativo publicado en España. Y escribió su primer libro -que ahora está algo desfasado y lo va a actualizar- y eso generó que fuera más gente a su consulta y que pudieran investigar más. Y comenzaron un blog.

Y al hablar de pornografía -decía-, «me vienen a la cabeza, no teorías o estudios de investigación, o libros, sino nombres de personas con nombre y apellidos, gente concreta que ha sido atrapada por la pornografía. Me viene a la cabeza Carlota, de buena familia , que empezó a ser webcamer a los 17 años y ya se enganchó a eso y al consumo de pornografía; me viene a la cabeza un padre de familia -con hijos- que se enganchó a la pornografía… Lo que me interesa es que esas personas se recuperen y puedan ser felices, pueda tener una vida sexual sana.»

Les llegan emails a la consulta que dicen, de distintas formas: «Hola! Creo que tengo problemas de adicción al porno. Tengo 33 y lo hago desde los 11. Estoy casado y mi esposa lo sabe. Y si bien seguimos juntos esta situación ha resentido nuestra relación» . Y así, muchos emails…

Este tema lo podemos abordar desde distintas perspectivas. Lo vamos a abordar desde la medicina, pero se puede abordar desde la perspectiva feminista, desde la protección de menores, desde la política, etc. Entre todos, unimos fuerzas.

Es un problema de salud y requiere una atención. Lo interesante es que tiene salida, tiene solución.

El cine se interesa por el tema:

Es interesante ver como los medios de comunicación esto también lo reflejan. De hecho hay muchas películas por ejemplo, que tratan el tema: «Amor sin control» , «Shame», y «Don Jon». Con estas películas se aprende. Hay otras que son más tramposas y no aprendes tanto.

Nos fue desarrollando los distintos estudios que se han hecho con las estadísticas que reflejan cómo cada vez este tema va a más. Y las consecuencias que tiene en la personalidad de las personas, que es muy grande. ¿Qué consecuencias tiene?: Baja autoestima, ansiedad, pérdida de hábitos sociales, frustración, culpa, vergüenza, soledad, rupturas de pareja… etc.

Lo que cuentan las estadísticas: los datos nos hacen tocar tierra

Y esto, se inicia muy pronto porque -según los estudios- la primera vez que un niño se suele exponer a la pornografía es ya a los 8 años como media de edad, debido a la facilidad con la tecnología del móvil. Y de esos niños, 1 de cada 4 varones a los 13 años ya empieza a consumir pornografía. Las mujeres tardan un poco más en engancharse, aunque es un número que tiende a crecer. El porcentaje de jóvenes que consumen pornografía antes de los 16 años, es un 75% en los hombres y un 35 % en las mujeres. Son datos estremecedores. Es preocupante.

Carlos Chiclana ha montado un panel de expertos para intentar mejorar esto y frenarlo.

¿Todo el que consume pronografía está enfermo? No, hay que estudiarlo. ç

Definición de la OMS:

Lo que la OMS define como adicción sexual lo siguiente:

  • cuando hay repetidas conductas sexuales que se convierten en el foco principal de la vida de la persona.
  • Ha hecho esfuerzos infructuosos para controlarlo.
  • Y que continua reanudando esa conducta sexual a pesar de las consecuencias negativas que tienen en su vida: ruptura de relaciones, impacto negativo en la salud, en lo profesional, en lo ocupacional.
  • Continua con la conducta aunque no se deriva placer o es muy leve.

Hay distintos usos de la pornografía:

  • Puede que sea un uso esporádico o recreativo. ¿Es indiferente? En la opinión del doctor Chiclana, no. Tendrá sus implicaciones éticas, morales, sociales, laborales, etc. Pero cabria preguntarse: ¿Puede que con ese consumo puntual estés colaborando con la violencia de la mujer con ese consumo aunque sea 2 veces al año? Un click es un clic. Lo mejor sería cuestionárselo.
  • Uso problemático que son aquellas personas que consumen pornografía de forma habitual, pero sin adicción. Lo que les causa problemas en su vida real: rupturas de pareja, problemas profesionales, económicos, Con malestar general, descontrol, sensación de frustración… Estas son las que piden ayuda.
  • Puede ser adicción que ya sería el otro extremo. que es cuando ya tiene las características que antes veíamos y tiene síntomas de dependencia y síntomas de abstinencia. Tienen problemas de empleo y otros.

Un correo para consultar:

Carlos Chiclana nos dejó su correo electrónico para que quien quiera le escriba y le exponga su problemática o dudas si las tiene: carloschiclana@doctorcarloschiclana.com

Aqui puedes ver la sesión completa: