Arosa
abre sus puertas en el año 1978 como Residencia Universitaria. En 1981, se adscribe a la Universidad de Santiago de Compostela. Junto a los otros centros adscritos a la USC, públicos y privados, Arosa se caracteriza por ser el único Colegio Mayor femenino de la ciudad.

En Arosa se vive la Universidad:

Y es que un Colegio Mayor, más allá de ser un centro académico, es un lugar de convivencia intensa entre residentes, apuntes y profesores, una oportunidad única de adquirir una educación genuinamente universitaria. En Arosa se vive la Universidad. Sin embargo, cada promoción es diferente y tiene sus notas de color, sus luces y sus sombras. Porque Arosa es la personas que lo conforman y el ambiente familiar que se genera entre ellas. Personas que, a medida que avanzan los cursos van cambiando, aportando cada una su personalidad, sus inquietudes y sus descubrimientos…

El Colegio Mayor Arosa es una iniciativa educativa del Opus Dei, una institución católica. Su fundador, San Josemaría Escrivá, compartió  la comprensión de la Universidad como una institución marcada por dos ideales: el amor a la verdad y a la ciencia, y la aspiración a formar mujeres y hombres capaces de vibrar con todo lo noble y dotado de grandeza, con espíritu de servicio, respeto a la dignidad de la persona y conocimiento profundo de la realidad. Estaba convencido de que “es necesario que la Universidad forme a los estudiantes en una mentalidad de servicio: servicio a la sociedad, promoviendo el bien común con su trabajo profesional y con su actuación cívica. Los universitarios necesitan ser responsables, tener una sana inquietud por los problemas de los demás y un espíritu generoso que les lleve a enfrentarse con estos problemas, y a procurar encontrar la mejor solución”.

Dar al estudiante todo esto es tarea de la Universidad y, en su medida correspondiente, también es tarea de los Colegios Mayores. Así, Arosa ofrece a sus residentes, un espacio de excelencia académica en el que poder desarrollar sus Grados. A la vez que adquieren el criterio y la madurez personal que se espera de una universitaria.

En Arosa se vive la Universidad y en concreto:

Se vive lo académico:

Con  un ambiente de estudio intenso. Uno de los objetivos más importantes es que cada residente adquiera un sólido hábito de estudio y una profunda formación avcadémica. Cada residente cuenta con una asesora personal a la que puede acudir para que le ayude a dirigir su estudio e intercambiar impresiones sobre su rendimiento académico.

Este ambiente se facilita por la presencia de buenas instalaciones de estudio y bibliotecas completas de todas las áreas; a esto se le añade la importante oferta académica y la convivencia constante con profesionales del mundo universitario y cultural, que hacen posible que las residentes adquieran una formación general sobre temas de actualidad de todos los ámbitos. Un buen resumen del plan cultural que se desarrolla en Arosa es la memoria que editamos a final de cada curso  que os animamos a consultar: https://cmarosa.org/residencia/estrenamos-memoria-2016-2017/#!/

Se trata de una CONVIVENCIA CULTA: nuestra idea es formar a universitarias con una visión amplia de la realidad y procurar canalizar sus inquietudes intelectuales, artísticas y emocionales. Para lograrlo, la convivencia diaria en el Colegio Mayor se enriquece con numerosas actividades culturales que buscan forjar intereses interdisciplinares: conciertos, ciclos de conferenciass, talleres y debates, seminarios y coloquios culturales.

 

Se vive la amistad:


Desde un clima familiar y divertido. La participación en la vida colegial lleva consigo una vinculación con el resto de residentes, con las que fácilmente se establecen lazos fuertes de amistad que durarán toda la vida.Y este es otro de los aspectos más atractivos de los años de Arosa: la alegría y el buen humos que se respiran.

En este sentido colabora mucho al ambiente familiar el contar con una Administración que se encarga de hacer el plan de menús, celebración de cumpleaños, limpieza de las instalaciones y servicio de lavandería que hacen muy grata la convivencia y permiten a las residentes centrarse en sus estudios.

Se vive la solidaridad:

En un ambiente tolerante y solidario; el Colegio Mayor cuenta con actividades de vountariado, acción social, deporte, excursiones y fiestas colegiales complementan la oferta del Colegio Mayor. La mayoría de las residentes de forma puntual o con un compromiso más constante ofrecen su tiempo y afecto dando apoyo en distintas actividades de solidaridad: los comedores solidarios, clases de apoyo, atención domiciliaria, los desayunos solidarios… Al igual que para quien libremente lo desee, ofrece medios de formación espiritual y hay un capellán disponible.