Arosa al día

Cartel lunes cultural en el Colegio Mayor Arosa

En estas semanas tan tristes en el mundo por la guerra, hemos tenido la suerte de contar con una de las muchas personas polacas que está recibiendo refugiados en la frontera con Ucrania: Aga Ortyl.

A través de muchas pequeñas anécdotas (llevar agua caliente a la estación para hacer un té a los recién llegados, dar clase a los niños, escuchar durante horas los relatos desesperados, universitarios organizando adoración al Santísimo para rezar toda la noche, etc.) fue relatando sus vivencias y el despertar solidario de sus compatriotas que dan alojamiento en sus propias casas a mujeres y niños que huyen del horror.

Esas historias fueron tejiendo una manta que da calor a tantas personas que cruzan la frontera, pero también hablan de un calor humano muy especial el de la esperanza que inspiraba la ayuda en medio de la tragedia.